Los 110.000 millones en armas para los saudíes que nunca existieron

El presidente de EEUU, Donald Trump

Obama vendió al reino armas por 112.000 millones de dólares en ocho años, la mayor parte en un acuerdo negociado por el entonces secretario de Defensa, Bob Gates, en 2012.

 

110.000 millones de dólares en armas para Arabia Saudí. Los antitrumpistas se relamían con la cifra astronómica y el destinatario de la operación; los trumpistas de primera hora, los que votaron al republicano fiados, entre otras cosas, en su firme postura frente al yijadismo, no saben ya qué excusas poner para seguir confiando en su líder. Para los fieles inquebrantables, bueno, son empleos, y ha reclutado a Arabia Saudí en la Lucha contra el Terror, y el aislamiento de Qatar es prueba de que la política de Trump está funcionando y…

No, no hay por donde cogerlo. Arabia Saudí es la cuna misma del yijadismo suní internacional; de las madrasas y mezquitas que financia por todo Occidente salen los ‘lobos solitarios’ que asolan Europa, 15 de los 19 terroristas del 11-S eran saudíes y su propio régimen apenas se diferencia del del ISIS en tener reconocimiento internacional. Y 110.000 millones dan para mucho.

Solo que… no es verdad. Esos 110.000 millones no existen, esa operación es ficticia, no se ha firmado, es todo una cifra que pone los dientes largos a los saudíes pero que, con toda probabilidad, nunca cambiará de manos. 

Al menos, es lo que dicen todos los que deberían conocer el asunto. La página web de la Brookings Institution ha preguntado a todo el mundo en el sector, y todos dicen lo mismo: no hay nada de lo dicho. Sí, existen cartas de intenciones, vagas declaraciones, expresión de buenos deseos… Pero ese dinero, esas armas, no aparecen por ningún lado.

Es una estrategia que Trump ha utilizado a menudo en su actividad empresarial y que ahora transplanta a la política para desconcierto de amigos y enemigos: actuar sobre la percepción, que a menudo en el mercado y en la política tienen más fuerza que la realidad.

No es, por lo demás, que el Reino Mágico pueda pagar alegremente 110 millones: el precio del petróleo, por lo suelos, está dañando la economía saudí, y la guerra contra Yemen, que entra en su tercer año, se está cobrando su libra de carne de los presupuestos saudíes.

Por otra parte, tampoco sería algo como para anunciar a voces. Ryad es un firme aliado de Washington, pero no es una alianza que los líderes americanos gusten de airear, por razones obvias. Obama vendió al reino armas por 112.000 millones de dólares en ocho años, la mayor parte en un acuerdo negociado por el entonces secretario de Defensa, Bob Gates, en 2012. Pero no es algo que uno anuncie a bombo y platillo si no quiere provocar una reacción. Y eso parece ser lo que Trump quiere lograr, sin necesidad de cumplir lo anunciado.

Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, a contracorriente de la ideología dominante y desacomplejadamente comprometida con la dignidad humana, la unidad de España y la identidad de Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestro proyecto, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras, infórmate aquí.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notificar de