Trump anuncia una pronunciada rebaja de impuestos

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump

El plan impositivo de Trump reduce del 35 al 20 por ciento las tasas sobre las empresas; suprime el impuesto de sucesiones; y rebaja de siete a tres los tramos del impuesto sobre la renta

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha dado este miércoles detalles sobre su plan de reforma fiscal, una de las grandes bazas de la Administración después del fracaso de la reforma sanitaria y de la renuencia del republicano a aplicar los cambios que prometió en campaña electoral. De esta manera, en un mitin que ha tenido lugar en Indianápolis, Trump ha prometido que aprobará una reforma fiscal que beneficiará notablemente a la clase media.

El plan impositivo de Trump reduce del 35 al 20 por ciento las tasas sobre las empresas; suprime el impuesto de sucesiones; y rebaja de siete a tres los tramos del impuesto sobre la renta: 12%, 25% y 35%. Estos últimos porcentajes suponen una reducción de la tasa impositiva máxima (del 39% al 35%) y un levísimo aumento de la mínima (del 10% al 12%).

Ante las acusaciones de los demócratas, que no han dudado en señalar que la reforma fiscal de Trump sólo beneficiará a las clases más pudientes, el presidente estadounidense ha adoptado una actitud contundente: ‘Esta reforma fiscal protegerá a las familias de ingresos medios y bajos, no a los ricos. Pueden llamarme lo que quieran, pero es así’.

En esta línea, Trump ha tratado de ensalzar su propio plan impositivo; plan que, de acuerdo con él, supone un cambio revolucionario y que ayudará a crear un ingente número de puestos de trabajo: ‘Éste es un cambio revolucionario, y los mayores ganadores serán los trabajadores de clase media, porque los empleos volverán a nuestro país, las empresas empezarán a competir por los trabajadores estadounidenses, y los salarios seguirán creciendo’.

Asimismo, el presidente, consciente de que requerirá el apoyo de todos con objeto de aprobar la reforma fiscal, ha conminado a los demócratas a no practicar el obstruccionismo parlamentario que han venido practicando en los últimos meses, desde el inicio de Trump: ‘No hay ninguna razón por la que los demócratas y los republicanos en el Congreso no deberían unirse para lograr esta enorme victoria para el pueblo estadounidense y comenzar, una vez más, el milagro de la clase media’.

El único guiño a su programa electoral

Tal y como hemos venido informando en La Gaceta y en La Era Trump, el desencanto de la base electoral del republicano es ya profundo. No en vano, Trump ha rehusado cumplir las compromisos más sustanciales de su programa: no ha modificado la política exterior norteamericana en lo fundamental; no ha desarrollado el proteccionismo que prometió desarrollar para proteger a la clase trabajadora estadounidense; y no ha sido contundente en la lucha contra la inmigración ilegal.

Es por ello por lo que la reforma fiscal se ha erigido en su última baza para contentar a ese electorado insatisfecho; a ese electorado que, para expresar su desazón, ha llegado a quemar gorras con el lema ‘Make America Great Again’.

Leave a Reply

Notificar de
avatar
Beatriz
Invitado

Excelente decisión. Quiera Dios que el pueblo norteamericano lo siga apoyando.

wpDiscuz