Trump remite a la Cámara de Representantes su plan de principios para la reforma migratoria

Entre lo más simbólico del borrador al que ha tenido acceso EFE, cabe destacar la voluntad de Trump de que la próxima reforma migratoria incluya la construcción completa del muro fronterizo con Méjico

En un clima de cierta desazón entre sus seguidores, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha enviado a la Cámara de Representantes norteamericana un borrador en el que se recogen los principios básicos para una futura reforma migratoria. De esta manera, en cierta medida, el republicano pretende reconciliarse con esas promesas que adoptó durante la campaña electoral y que, por el momento, ha eludido cumplir; promesas que estribaban, en la cuestión migratoria, en una mayor contundencia en la defensa de las fronteras, en una constante lucha contra la inmigración ilegal y en un endurecimiento de los procedimientos de admisión de inmigrantes.

Entre lo más simbólico del borrador al que ha tenido acceso EFE, cabe destacar la voluntad de Trump de que la próxima reforma migratoria incluya la construcción completa del muro fronterizo con Méjico, una de sus más populares promesas de campaña y que Trump moteja de ‘imperativa’. Asimismo, trataría de establecer un sistema de concesión de divisas basado en el mérito que contemplaría la creación de un sistema puntos para obtener tarjetas de residencia.

En este sentido, el plan de Trump, que ha sido presentado este domingo ante la Cámara de Representantes, aboga también por un incremento en el coste de los visados con afán de financiar la mejora de la seguridad fronteriza, el retorno ágil de los menores que llegan solos a Estados Unidos a sus países y el fin del ‘abuso’ del sistema de concesión de asilo, que ha sido en los últimos años una de las grandes vías de entrada de extranjeros a al Estado norteamericano.

Otrosí, el presidente plantea mejorar el cumplimiento y la aplicación de las leyes migratorias con la contratación de 10.000 agentes para la Oficina de Control de Inmigración y Aduanas, así como trescientos fiscales generales adicionales. Recordemos, a este respecto, que la aplicación de las leyes migratorias en suelo norteamericano es enturbiada, entre otros factores, por las llamadas ‘ciudades santuario’, que no comparten con las autoridades federales la información que poseen sobre los inmigrantes ilegales.

Estas medidas aquí resumidas estarían al servicio de tres objetivos básicos; objetivos que son enunciados en el borrador del presidente norteamericano: garantizar en Estados Unidos admisiones ‘seguras y legales’, defender la ‘seguridad’ del país y proteger a los ‘trabajadores y contribuyentes estadounidenses’.

Los movimientos de Trump

En el pasado mes de agosto, Trump ya apoyó un proyecto de ley impelido por los senadores republicanos Tom Cotton y David Perdue cuyo propósito fundamental era reducir a la mitad la entrada a EEUU de inmigrantes legales en la próxima década. Esta propuesta, que fue cáusticamente criticada por los demócratas, no se aprobó finalmente como consecuencia de la escasa mayoría de que gozan los republicanos en la cámara alta.

La presentación del borrador de reforma migratoria del presidente ya constituía un secreto a voces la pasada semana. No en vano, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, adelantó entonces que Trump presentaría, en breve, un plan ‘con principios específicos’ que le gustaría ver en una reforma migratoria ‘responsable’ redactada en el Congreso.

Leave a Reply

Notificar de
avatar
wpDiscuz