Pence viaja a Múnich para asistir a la Conferencia de Seguridad de la OTAN

El vicepresidente de EEUU, Mike Pence

El vicepresidente de Estados Unidos también se reunirá el lunes en Bruselas con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, con objeto de discutir el papel que Estados Unidos desempeñará en la organización en los próximos años.

PUBLICIDAD

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, viaja este viernes a Múnich para asistir a la Conferencia de Seguridad de la OTAN que tendrá lugar en esta ciudad alemana durante el fin de semana. La delegación estadounidense la completa el secretario de Defensa, James Mattis – que ha estado este jueves en su primera cumbre ministerial de la OTAN – y el secretario de Seguridad, John Kelly.

En esta conferencia, a la que también acudirá la canciller alemana, Angela Merkel, se abordarán las políticas internacionales de Seguridad, la lucha contra el terrorismo, la guerra civil en Siria, el problema de los refugiados, las relaciones entre los países miembros y el conflicto existente en Ucrania.

PUBLICIDAD

Se trata de la primera ocasión en que miembros de la Administración Trump coincidan con grandes líderes mundiales, diplomáticos y funcionarios de Defensa. No en vano, allí estarán el secretario general de la ONU, Antonio Guterres; el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, que actacó a Trump recientemente; y el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, con el que Pence se reunirá en privado el próximo lunes en Bruselas con objeto de discutir, entre otros asuntos, el papel de Estados Unidos en la organización en los próximos años.

Esta conferencia es, no obstante, sólo el aperitivo del plato fuerte de este año, que no es sino la participación de Trump en la cumbre de la OTAN que se celebrará en mayo. Allí, el presidente expondrá su visión sobre el futuro de la organización y sobre las reformas que ésta debe acometer para adaptarse a los nuevos desafíos que le plantea el mundo actual.

Mattis ya está allí

Recordemos que el secretario de Defensa ha participado ya este jueves en la primera cumbre ministerial del organismo. Allí Mattis ha subrayado que Estados Unidos no está ‘en una posición para colaborar militarmente con Rusia’, aunque ha reconocido que a nivel político existen vías para ‘comprometerse e intentar encontrar un espacio común’.

Otrosí, Mattis, citando la anexión de Crimea por parte de Rusia en 2014, ha reclamado a la OTAN una ‘posición de fuerza’ ante cualquier futurible negociación con el Kremlin. Esta idea ha suscitado la inmediata reacción de ministro de Extertiores, Sergei Lavrov, quien en la agencia rusa Tass ha replicado que ‘intentar construir un diálogo con Rusia desde una posición de fuerza sería inútil’.

En esta comparecencia, Mattis también ha manifestado el compromiso de la Administración Trump con el artículo 5 del Tratado del Atlántico Norte, el cual establece que, si uno de los países miembros de la organización es atacado, el resto saldrá en su defensa. Esta afirmación ha sosegado a los socios estadounidenses, algo intranquilos después de que Trump advirtiese de la posible moderación del compromiso con la OTAN si el resto de naciones siguiesen invirtiendo en Defensa y en la OTAN menos de lo establecido.

Leave a Reply

Notificar de...
avatar
wpDiscuz