Los medios españoles cargan contra Steve Bannon

El presidente de Breitbart, Steve Bannon

El consejero principal del presidente ha sido vituperado por un amplio abanico de periódicos que va desde La Razón hasta El País pasando por El Mundo.

Después de que Trump nombrase a Bannon como miembro del Consejo de Seguridad Nacional, la campaña de los medios de comunicación contra éste – ya intensa desde su designación como jefe de estrategia – ha arreciado, tanto en España como en Estados Unidos. De este modo, el consejero principal del presidente ha sido vituperado por un amplio abanico de periódicos que va desde La Razón hasta El País pasando por El Mundo.

A Bannon la prensa le acusa de ‘xenófobo’, ‘racista’, ‘ultraderechista’, ‘supremacista blanco’ y ‘homófobo’. Sin embargo, pocos han sido los periódicos que se han detenido a analizar su perfil sin exabruptos y ateniéndose, simplemente, a los hechos que conforman su trayectoria (y muchos han sido los que han preferido las descalificaciones y, en algunos casos, la brocha gorda).

Así, en un artículo publicado el 5 de febrero, El Mundo se refiere a Steve Bannon con sintagmas como ‘máximo gestor de la web de ultraderecha Breitbart News’ o ‘líder del ala ultranacionalista de la Casa Blanca’. No satisfechos con esto, cargan sobre las espaldas de Bannon ‘la prohibición de que los musulmanes entren en Estados Unidos’. A este respecto, cabe señalar que ni Bannon ni Trump han prohibido la entrada de musulmanes, sino que han emitido una orden ejecutiva por la que se proscribe temporalmente la entrada en EEUU de inmigrantes procedentes de algunos países con mayoría musulmana. Que no es lo mismo.

La Razón, en lo que al jefe de estrategia de la Casa Blanca concierne, no se queda atrás. De este modo, en un artículo publicado también el 5 de febrero, le dedica a éste calificativos poco agradables como ‘valedor de numerosos bulos’, ‘xenófobo’, ‘machista’ y ‘homófobo’. Si alguien sabe de la existencia de alguna declaración de Bannon contra las mujeres o los homosexuales, que tire la primera piedra. En este texto de La Razón también se le acusa, como en el de El Mundo, de estar detrás de ‘las órdenes ejecutivas más polémicas de Trump’.

El artículo más comedido – por no contener insultos – publicado en las grandes cabeceras de España en los últimos días sobre Bannon nos lo encontramos en El País. En él, se analiza detalladamente el surgimiento de la derecha alternativa y se ahonda en la oposición de Bannon al globalismo y a las élites cosmopolitas. Sin embargo, también incluye afirmaciones inexactas, o, por lo menos, difícilmente demostrables. Véase ésta: ‘El trumpismo es una ideología atípica, sin otro programa que la propia personalidad de Trump ni otros textos fundacionales que la nutrida bibliografía del magnate neoyorquino sobre sus hazañas empresariales y vitales’.

¿Qué piensa Bannon realmente?

Veterano de guerra con pasado en Goldman Sachs y en el mundo del cine, Bannon ha centrado su discurso en los últimos años en el establishment estadounidenses, al que acusa de ser totalmente ajeno al pueblo. ‘Soy un leninista. Lenin quería destruir el Estado y ése es mi objetivo también. Quiero llevar todo a derrumbarse y destruir todo lo establecido hoy’ es una de sus más célebres citas. En este sentido, también ha criticado repetidamente a la élite del Partido Republicano; élite a la que considera alejada de las opiniones de su base social.

Uno de los rasgos fundamentales del jefe de estrategia de Trump es su insumisión a los dogmas de la corrección política. Así, se ha opuesto reiteradamente a los grandes movimientos migratorios y a los tratados de libre comercio en cuya negociación están ahora inmersos muchos países del mundo.

En esta línea, Bannon es bastante crítico con ‘ese capitalismo libertario que cosifica a las personas’. Según él, éste es una expresión de la crisis de un modelo que ‘creó una tremenda riqueza en el Siglo XX’. En una conferencia sobre la pobreza que tuvo lugar en el Vaticano en 2014, el jefe de estrategia de Trump aseguró que en el S. XXI convergen, como fenómenos relacionados, una crisis de fe y una crisis del capitalismo.

 

Leave a Reply

Notificar de
avatar
wpDiscuz