Un exsenador demócrata asegura que el ‘Estado profundo’ quiere destruir a Trump

Dennis Kucinich, DURANTE UNA RUEDA DE PRENSA.Dennis Kucinich
El otro día, Trump estalló, declarando que es víctima de la mayor ‘caza de brujas’ que haya padecido un presidente en ejercicio, y aunque al inquilino de la Casa Blanca siempre conviene aplicarle un coeficiente de reducción, razones tiene sobradas para el hartazgo.

Tener a todos los medios de prestigio en contra, y de un modo tan ridículamente hostil, es  una ordalía que pocos líderes soportarían; pero tener a buena parte de su partido y de su propia administración -especialmente, servicios de inteligencia- haciéndole guerra sucia pasa de castaño a oscuro.

Estados Unidos tiene 16 agencias de inteligencia -que se sepa-, y es evidente que Trump tiene dentro poderosos enemigos que filtran selectivamente a la prensa la información que más pueda perjudicar al presidente.

La última, que Trump dio orden a James Comey, el presidente del FBI, de parar la investigación sobre la ‘trama rusa’ -ahora en manos de un fiscal especial-, y la penúltima, que miembros del Partido Republicano daban por hecho que Trump cobraba de Rusia.

Lo primero lo negó el propio Comey bajo juramento cuando testificó ante el Comité Judicial del Senado el pasado 3 de mayo, asegurando no haber experimentado nunca presiones para detener una investigación en curso.

Lo segundo es irrelevante; se refiere a una época, las primarias republicanas, en las que Trump era el enemigo a batir, y cualquier munición era buena en esa guerra.

Pero es hostigamiento continuo al presidente tiene un precio, potencialmente altísimo. Lo ha advertido incluso un ex congresista demócrata, Dennis Kucinich. Entrevistado en el programa de Sean Hannity en Fox, el antiguo congresista por Ohio se mostró convencido de que el ‘Estado profundo’ -su expresión, no la nuestra- dentro de la burocracia de Washington está intentando “destruir la presidencia de Trump”.

Kucinich dijo que el Gobierno federal “está siendo atacado desde dentro”, y que la “politización” de agencias que se suponen imparciales  está en el origen de las filtraciones a la prensa y representan “una amenaza para nuestra república”.

Kucinich tiene muy claro que estas filtraciones interesadas contra el presidente Trump representan “un peligro inminente y claro” contra el modo de vida americano.

Leave a Reply

Notificar de
avatar
wpDiscuz