Sessions advierte a las ciudades santuario: ‘Cumplir la ley o renunciar a los dólares de los contribuyentes’

El fiscal general de EEUU, Jeff Sessions

El fiscal general, Jeff Sessions, ha asegurado este lunes que Chicago se verá privado de determinados fondos federales hasta que deje de ser una ciudad santuario

El conflicto entre la Administración Trump y las ciudades santuario prosigue seis meses después de que el presidente de Estados Unidos firmase una orden ejecutiva en que se preveía la retirada de fondos para estas urbes, que, con la protección de los inmigrantes ilegales, obstaculizan la correcta aplicación de las leyes migratorias del país. De este modo, el fiscal general norteamericano, Jeff Sessions, ha asegurado este lunes que Chicago se verá privado de determinados fondos federales hasta que deje de ser una ciudad santuario.

El contexto en que deben enmarcarse estas declaraciones de Sessions, que han provocado el enfado de los sectores progresistas estadounidenses, es el de una demanda presentada por Chicago contra el Departamento de Justicia como consecuencia de la retención, por parte de éste, de 3,2 millones de dólares destinados a equipar a policías de la principal ciudad de Illinois. Una retención que, de acuerdo con las autoridades locales, pone a los ciudadanos locales en riesgo y es ‘ilegal’.

Como ya se ha señalado, el Departamento de Justicia, que justifica la retención arguyendo que las políticas de Chicago respecto a la inmigración irregular son ilegales, ha replicado con premura a esta demanda a través de su líder, Jeff Sessions. No en vano, éste ha manifestado que, pese a la denuncia interpuesta, el dinero seguirá sin llegar a una Chicago que roza hogaño el estado de anarquía: ‘El dinero de los contribuyentes federales no ayudará a una ciudad que se niega a ayudar a sus propios ciudadanos’.

Chicago, un paraíso para el crimen

En esta línea, el fiscal general ha acusado a Chicago, ciudad con mayor tasa de criminalidad en Estados Unidos, de haber optado ‘con orgullo’ por ‘obstruir el sistema legal de inmigración’ a unos niveles sin parangón, así como ha aseverado que sus autoridades se han mostrado reiteradamente reacias a hacer cumplir esas leyes promulgadas con objeto de combatir las actividades delictivas.

Asimismo, Sessions ha expresado su desconcierto respecto a la actitud exhibida por el alcalde de la capital de Illinois: ‘Asombra dado el aumento sin precedentes del crimen en Chicago, con el número de asesinatos en 2016 superando al de Nueva York y Los Ángeles juntas. Los líderes de la ciudad no pueden seguir unas leyes e ignorar otras y esperar que la situación mejore’. Consternado por esta situación, el fiscal general ha conminado al alcalde de Chicago, Rahm Emmanuel, a llevar a cabo un ‘reordenamiento de la práctica de la ley’ que permita reprimir el anárquico clima que se vive en la ciudad.

Cumplir con la ley o renunciar a los dólares de los contribuyentes’, ha sentenciado Sessions con loable firmeza.

Leave a Reply

Notificar de
avatar
wpDiscuz